Cuidados que debes darle a tu auto si ya tiene más de 100 mil kilómetros

Sep 11, 2020

Es un verdadero terror para muchos conductores ver que su vehículo supera los 100 mil kilómetros ya que significa que ha pasado a la tercera edad de los autos y pierde la garantía de su funcionamiento.

Pero, por esa misma razón es un grave error decidir ya no darle mantenimiento y sólo revisar el motor cuando el problema es muy serio.

Si bien es cierto que acudir a una agencia a revisar el auto puede ser muy caro, sí se debe contar con taller establecido y un mecánico de confianza con el cual llevemos nuestro vehículo al primer síntoma de algún desperfecto.

En este artículo, te daremos algunos consejos del mantenimiento que le debes dar a tu auto de más de 100 mil kilómetros. Es importante aclarar que estas medidas, no sustituyen las visitas al taller y menos si el problema es muy severo.

La mayoría de estas revisiones y composturas se incluyen en un servicio automotriz pero las composturas mayores deberán realizar aparte.

Cambio de aceite
Si en el mantenimiento de un auto nuevo, es importante el cambio de aceite, al superar los 100 mil kilómetros es mucho más. Procura que los niveles de aceite no bajen más allá del límite que recomienda la marca.

Esta información la encuentras en el manual de usuario, incluso el depósito de aceite tiene marcas que señalan el margen de líquido que debe contener.

Continúa con el cambio en los rangos naturales, cada 10 o 15 mil kilómetros, pero revisa el depósito al menos una vez a la semana, sobre todo si realizas viajes largos. Para cuidar la vida de tu motor, es igual de importante es revisar los demás líquidos como el de la transmisión y de refrigeración.

La mayoría de los autos con gran kilometraje, requieren aceite con alto grado de viscosidad, el llamado aceite multigrado. De cualquier forma, las especificaciones te las puede decir un mecánico especializado, de ahí la importancia de acudir al taller en varias ocasiones al año.

Cambiar filtros
Como complemento del punto anterior, es importante que renueves los filtros del aire y combustible cada que cambies el aceite de tu auto.

Recuerda que los filtros, mantienen el aceite limpio de partículas que pudieran entrar al sistema de ignición y ocasionar una falla. Te recomendamos leer “Manual de mecánica básica que todo conductor debe saber” si quieres hacerlo tu mismo, pero si no estás seguro lo mejor será acudir a un taller.

Utilizar gasolina premium
Puede ser más cara pero tu motor lo requiere. El mayor octanaje del combustible permite que queden menos residuos en la cámara de combustión de tu auto.

Para evitar gastar de más, te recomendamos leer el artículo “Cómo evitar que te roben combustible en las gasolineras”.

Sistema de refrigeración
El sistema de refrigeración del auto lo componen básicamente, el radiador, termostato, la bomba de agua y las mangueras.

El funcionamiento de todas las piezas es de vital importancia si quieres evitar que el motor se caliente de más, consuma más combustible y sufra una avería.

Los expertos recomiendan que el sistema de refrigeración se cambie al menos cada cuatro años. Pero, si detectas que, aún usando un buen refrigerante en la cantidad adecuada, el motor se calienta demasiado, es momento de llevar tu auto al taller para que lo revisen.

Lubricación de chasis
Los amortiguadores, así como todas las piezas de la carrocería como puertas y cajuela, deben ser correctamente lubricadas para evitar la corrosión y una fricción innecesaria entre las piezas.

Al menos cada 4 meses, revisa la bisagras de todas las puertas así como todas las piezas móviles importantes para percatarte si necesitan ser lubricadas.

Utilizar los neumáticos correctos
Los neumáticos son la parte del auto que sufre más daño al conducir, y más en un auto de más de 100 mil kilómetros. Es por eso que independientemente del tiempo, es importante que las cambies cada vez que veas un desgaste considerable en ellas.

Te puede interesar: 10 cuidados que debes darle a tus llantas para sacarles el mayor provecho

Un truco para saber el desgaste de tu llantas es introducir una moneda de un peso sobre las ranuras y si logras ver la parte plateada, es momento de cambiarlas.

Igual de importante es elegir las llantas adecuadas para tu auto porque una variación en la densidad o tamaño puede ocasionar que el motor del auto trabaje con mayor resistencia y un mayor consumo de combustible.

No podemos dejar de mencionar que debes realizar la correcta alineación y balanceo de las cuatro llantas, así como rotarlas en cada servicio para repartir el desgaste.

Control de emisiones
Con el paso del tiempo el consumo dentro del motor se vuelve menos eficiente por lo cual la expulsión de residuos es mayor. Por esta razón, debes revisar el convertidor catalítico de tu auto, cada 100 mil kilómetros para, de ser necesario, se ajuste.

Recuerda que una mayor emisiones de gases contaminantes pueden afectar los resultados en las pruebas de verificación vehicular.

Batería del auto
Las batería modernas no requieren un mantenimiento mayor, aunque será valioso que revises las conexiones en busca de corrosión y compruebes que las terminales estén ajustadas y el aislante del cableado no exponga los cables en ninguna parte más que en las puntas.

Revisar los frenos
El sistema de frenos es de vital importancia para la seguridad de los conductores por eso siempre debes prestarle atención. Cuando sientas que debes presionar demasiado el pedal del freno para lograr que el auto se detenga, es un claro síntoma de que debes ajustarlos.

Para cuidar los frenos de tu auto también debes revisar que el líquido de los frenos esté en los márgenes adecuados así como si las pastillas de los tambores (balatas) no se encuentren demasiado desgastadas.

Se recomienda revisarlos y ajustarlos cada año pero en cuanto sientas una variación es recomendable revisarlos, sobre todo en autos con este kilometraje.

La calibración de los frenos es de vital importancia pues es un sistema de seguridad del auto indispensable que debe funcionar de forma óptima.

Sistema de encendido
Las bujías, cables de ignición, banda serpentina y bobinas sufren desgaste constantes, por eso revisa que funcionen con normalidad y evitar problema en circunstancias de riesgo.

En el caso de la banda serpentina, se debe cambiar cada 50 mil kilómetros o antes si notas que tiene cuarteaduras o luce desgastada y/o podrida.

Aire acondicionado
No menos importante es procurar que el sistema del aire acondicionado funcione con regularidad pues, de lo contrario, puede llenar el interior de auto con aire contaminado del exterior.

Revisa que las mangueras no tengas fugas y que la cantidad de líquido sea la adecuada.

Te puede interesar: ¿Usar el aire acondicionado consume más gasolina?

Carrocería del auto
Cuida la pintura de tu auto con ceras especiales que la protegen del sol y cambios bruscos de temperatura.

Te compartimos “Cinco pasos sencillos para proteger tu coche del sol” para que tengas una guía completa sobre cómo cuidar el exterior de tu auto.

Suspensión y amortiguadores
Después de 100 mil kilómetros es usual que el sistema de suspensión necesite un ajuste. Recuerda que este sistema es el encargado de darle estabilidad a tu vehículo por eso no debes pasarlo por alto.

En específico los amortiguadores del auto son de las piezas del tren motriz que más sufren daños. De hecho es recomendable cambiarlos entre los 60 y 80 mil kilómetros. Si no lo, has hecho, debes hacerlo al llegar a los 100 mil.

Transmisión del auto
Sin importar si tu vehículo cuenta con transmisión automática o estándar será necesario revisarla, no sólo cada 100 mil kilómetros, si no cada 50 mil kilómetros.

Estos ajustes y revisiones se suelen hacer en talleres mecánicos especializados e incluyen limpieza, cambio de aceite y renovación de piezas en caso de estar muy desgastadas.

Interiores del auto
También es importante cuidar el interior del auto pues es donde nos ubicamos para conducir y seguro queremos un espacio confortable y limpio.

Para cuidarlo, no dejes de reparar pequeñas rasgaduras que puedan hacerse más grandes. En caso de ser necesario puedes renovar toda la vestidura.

La limpieza en el interior del auto también es importante porque pequeñas manchas recientes son fáciles de retirar pero pueden complicarse con el tiempo. Además, puedes utilizar ceras especiales para mantener el tablero de tu auto luciendo como el día que salió de la agencia.

Ruidos extraños
Por último, te recomendamos estar al pendiente de cualquier ruido extraño que surja en tu auto al encenderlo o al conducir. Después de varios años conduciendo seguro notarás cambios en la conducción o ruidos. De ser constantes, lo mejor será llevarlo a una visita al taller para descartar cualquier desperfecto.

¿Conocer algún otro punto que debes procurar en tu auto de más de 100 mil kilómetros?, compártelo con nosotros.

¿Quieres renovar tu auto?, en Nexu te ofrecemos un esquema de arrendamiento personalizado a tu perfil.

Puedes hacer una cotización gratuita en www.nexu.mx y conocer cómo trabajamos y las experiencias de varios de nuestros clientes.