¿Cómo evitar recargos en mi financiamiento?

Jul 28, 2021

Por: Equipo Editorial Resuelve

Si recientemente pediste algún tipo de financiamiento para adquirir tu carro, llevar a cabo algún proyecto personal o simplemente te dieron una nueva tarjeta de crédito, te contamos todo lo que debes hacer para evitar recargos en tu financiamiento. ¡Así que presta atención!

En México, más del 40% de las compras se realizan mediante algún tipo de financiamiento pues es un método más cómodo para poder adquirir productos que tienen un precio muy alto.

Los financiamientos te permiten acceder a este tipo de productos y pagar con intereses a una tasa de interés predeterminada, que depende del servicio financiero que elijas y en ocasiones esta puede variar conforme pasa el tiempo de tu financiamiento.

Usar un financiamiento como método para adquirir tus bienes además de permitirte acceder a los productos, podría ayudarte a construir un historial crediticio favorable que sin duda te servirá para en el futuro tener mayor capacidad de crédito con las instituciones financieras, eso sí, debes mantenerte al corriente de tus pagos o de lo contrario afectarás tu historial crediticio.

Te puede interesar: Crea un presupuesto personal para pagar tu crédito a tiempo

Por eso, presta atención a estas recomendaciones para evitar recargos en tu financiamiento, estamos seguros de que si las sigues también te ayudarán a cuidar de tu historial crediticio:

  • Antes de pedir cualquier tipo de financiamiento analiza tu situación económica personal y familiar, para determinar si te podrás hacer cargo de los pagos de tu financiamiento.

    Analiza todos los gastos que tienes por delante mes a mes, así serás consciente de cuánto dinero puedes destinar al pago de tu crédito y no te verás en aprietos cada vez que debas cubrir tu cuota.

  • Elige un tiempo cómodo para tus finanzas, en un primer momento puede parecer cómodo acceder a plazos altos pues “te da más tiempo para pagar” sin embargo, algunos créditos pueden crecer sus cuotas de interés conforme el plazo se vuelve más alto.

    Además de volver más altos tus pagos mensuales elegir un plazo amplio podría ser un factor en tu contra; recuerda que tu situación económica puede cambiar en cualquier momento por lo que podrías presentar dificultades para pagar tu financiamiento. Siempre piensa en el futuro.

  • Sé consciente de todos los gastos que puede generar tu financiamiento pues dependiendo del tipo de crédito que sea y la institución financiera que te lo ha ofrecido tu financiamiento puede incluir gastos por apertura, comisiones, administración o seguros.

    Contémplalos en tu pago mensual así no habrá sorpresas de cuánto debes pagar cada mes y no te atrasarás.

  • Checa los intereses por retraso, obviamente lo mejor que puedes hacer es no presentar atrasos, sin embargo, sabemos que cualquier situación puede ocurrir durante el mes.

    Conoce bien cuánto te cobrará tu institución financiera en caso de que presentes un atraso en el pago de tu cuota y ten cuidado con los intereses, si te atrasas en un pago cubre el siguiente totalmente, es decir tu cuota normal más los intereses generados. Así tu deuda no comenzará a salirse de control.

  • Paga puntualmente, ya lo recomendamos antes pero no está de más volverlo a decir, la mejor práctica que puedes tener para evitar recargos en tu financiamiento es pagar puntualmente.

Te puede interesar: Plan de ahorro para comprar tu auto

Así no sólo evitarás que los intereses crezcan sino que también le demostrarás a la institución financiera que eres un buen sujeto de crédito, lo que te permitirá acceder a otros financiamientos en el futuro.

Aunque los financiamientos son una gran oportunidad para adquirir bienes es importante que no los tomes a la ligera, piensa bien antes de acceder a alguno y si tu banco te llega a ofrecer alguno no lo aceptes solo por que sí, plantea qué tanto lo necesitas, para qué lo usarás, qué tan fácil te será pagarlo y si realmente te conviene comprar por este método.

Con todo esto evitarás que tu financiamiento se convierta en un problema mayor para tus finanzas.