Conoce los tipos de frenos que un auto puede tener

Jun 30, 2022

Los frenos del automóvil son de vital importancia pues son los encargados de detener el vehículo en una circulación regular, así como en situaciones de riesgo. Pese a su importancia, pocos saben a ciencia cierta cómo funciona este sistema de seguridad.

En este artículo te queremos compartir cuáles son los principales tipos de frenos de un automóvil, cuál es su funcionamiento y por qué es importante brindarles el mantenimiento necesario.

Esencialmente existen 3 tipos de frenos:

  • Frenos de tambor.
  • Frenos de disco.
  • Freno de mano.

Para muchos los frenos ABS o frenos con sistema antibloqueo, son considerados un cuarto tipo, sin embargo, sólo se trata de un mecanismo que mejora la seguridad en una situación de frenado súbita.

Frenos de tambor. Se trata de los primeros tipos de frenos con un sistema complejo. Están compuestos por un cajón circular parecido a un tambor, de ahí su nombre. En este tabor gira libremente el disco del eje de los neumáticos.

Cuando se presiona el freno un sistema de pistones comprime el tambor restando velocidad al vehículo de forma progresiva. Existen variantes con dos o más pistones y pastillas de freno, sin embargo el funcionamiento es el mismo.

Te puede interesar: 7 síntomas de que los frenos de tu auto están fallando

Debido al espacio semicerrado del tambor dentro de donde funcionan las pastillas y pistones, este sistema suele perder eficiencia en frenadas constantes. La temperatura aumenta, las pastillas se desgastan rápidamente y pierden eficiencia.

Debido a los problemas mencionados anteriormente, este tipo de tambores ya no son muy comunes pero siguen estando presentes en vehículos antiguos. En automóviles más recientes se suelen usar como frenos complemento en los neumáticos traseros.

Frenos de disco. Se trata de un tipo de frenos más común usado en la mayoría de los vehículos en la actualidad. Se componen principalmente de un disco con pastillas, conocidas como balatas, además del sistema de pistones y el líquido de frenos.

Al presionar el freno, mediante un sistema de resortes y mangueras se libera el líquido de frenos, para activar los pistones los cuales a su vez empuja el disco del freno y las balatas causan fricción con la base del neumático.

De esta forma el vehículo puede detenerse de forma progresiva sin ocasionar una fricción y desgaste innecesarios. Este sistema de frenos requiere un mantenimiento cada 60 mil kilómetros aproximadamente pero mucho dependerá de las rutinas de manejo.

De este tipo de frenos, existen variantes que aumentan su eficiencia y disminuyen su desgaste:

  • Discos flotantes con pinzas fijas. La disposición del disco y las pastillas de freno (balatas) evitan un desgaste excesivo.
  • Discos ranurados con pinzas fijas. Las pequeñas ranuras en las pastillas de freno evitan la acumulación de suciedad por lo cual son útiles en caminos de mucho tierra como montañas o caminos rurales. El punto negativo es su desgaste a corto plazo.
  • Discos ventilados con pinzas flotantes. Su sistema requiere de un solo pistón pero resiste mayores temperaturas.

Te puede interesar: La importancia del sistema de frenado automático

Frenos ABS. Aunque no se trata de otro tipo de freno, pero su importancia y utilidad le ameritan una mención especial.

El sistema de frenos antibloqueo ABS, cuenta con un software que monitorea la presión en el sistema de frenos. En una situación de frenada súbita el conductor suele presionar el freno hasta el fondo y en muchas ocasiones, las llantas se traban, es decir no permiten virar hacia algún lado para evitar un posible obstáculo.

Esto se soluciona con el sistema antibloqueo, pues el software, detecta el exceso de presión en los neumáticos y libera por un par de segundos los frenos para que el conductor pueda virar. Además con los frenos bloqueados, se corre el riesgo de sufrir una volcadura.

Freno de mano. También conocido como freno de estacionamiento, este tipo de freno se utiliza para mantener el vehículo fijo cuando se detiene, sobre todo en pendientes o caminos desnivelados. El sistema de freno sólo bloquea un par de las llantas, por lo general las traseras.